Argumento: Conoce todos los detalles, pero no los muestres siempre

¿De qué va la historia? ¿Cuál es su argumento? Hace años, cuando estaba en el instituto, me animé a escribir algo más que un fan fic y desarrollar algo original. ¡Tenía una idea que me apasionaba! Contaba con la trama, el mundo los personajes, lo que sucedería con cada uno de ellos y en definitiva, un desarrollo que me llevó un par de semanas en “terminar”. Lo digo así porque no se encontraba en ese punto, ¡ni se acercaba!

historiasquecontar

Fue uno de mis amigos más cercanos quien consiguió que viera esto. En cada momento en el que contaba algo del argumento me hacía preguntas del tipo “¿Por qué? ¿Por qué sucede esto? ¿Qué razón hay para que algo así pase?”. Como podéis imaginaros, contestaba todo lo que sabía (¡los beneficios de tener un buen amigo que escuche tus ideas locas!), pero llegué a un punto donde me quedé atascado. ¡No sabía que más añadir! Fue entonces cuando este amigo me comentó que debería de tener en cuenta todos los detalles que pudiera.

Esto me hizo reflexionar bastante, haciendo que devorara los libros con otros ojos y cambiara mi forma de trabajar en esto. Lo que aprendí en esa ocasión fue que, incluso aunque uno tenga con mucha claridad la historia que quiere contar, la “emoción” nos ciega. Tanto que a veces podemos lanzarnos a la piscina y escribir sin pararnos a mirarlo bien (porque no podemos). Más adelante, después de avanzar escribiendo, nos encontraremos con problemas para continuar, y es aquí donde entran las lagunas y la falta de ganas para seguir avanzando.

toy-story-gif
A veces tenemos tantas cosas delante que no solo no conseguimos avanzar, ¡sino que tampoco podemos ver otros detalles!

Desarrollar una historia requiere su tiempo y esfuerzo, por lo que, si pensáis empezar una, coged lápiz y papel y  comenzar a escribir lo que yo llamo “El método de la vomitona”. Escribid todo lo que tengáis pensado, casi como si fuera un resumen de la historia, sin importar los cambios que terminaréis haciendo más adelante. ¡No os censuréis! De hecho, si en algún punto os cuesta avanzar, no solo puede que sea importante en la trama, sino debéis preguntaros el por qué. De hecho, escribidlo en mayúsculas (marcadlo de tal modo que sobresalga entre todo lo demás). ¿POR QUÉ?

  • ¿Por qué este personaje se ha escapado a casa?
  • ¿Por qué le ha llevado a tomar medidas tan drásticas?
  • ¿Por qué no ha hecho nada para evitarlo o solucionarlo?
  • ¿Por qué nadie lo ha intentado ayudar?
  • ¿Por qué no continuáis haciéndoos todas las preguntas que creáis necesarias para entender bien vuestra historia?

Podéis repetir la pregunta sobre el papel todo lo que queráis. Verla escrita tiene un efecto mágico, pues nos hace pararnos a recapacitar. Y cuando digo papel, estoy hablando de un folio, libreta, cuaderno o toda aquella superficie donde podáis escribir a mano. En el ordenador podemos hacer muchas cosas, escribir a una rapidez de vértigo, pero esto puede abrumarnos (¡hola temida página en blanco!) y no permitirnos ese espacio para desarrollarlo con calma. Porque es así, debemos de tomarnos las cosas con relativa tranquilidad. Luego podremos destrozar el teclado escribiendo, pero ahora mismo debéis de ir a otro ritmo.

new-girl-emociones-escribiendo

Al hacer esto os aseguráis en la mayoría de los casos conocer mejor la historia y que no os entren las dudas. Sin embargo, en algunas ocasiones nos encontramos bloqueados porque no podemos contestarnos a cualquiera de estas preguntas. No pasa nada, ¿de acuerdo? Podéis continuar desarrollando el argumento, siempre y cuando marquéis con letras de neón este punto donde os falta algo. Yo soy de los que escribo en mayúsculas, con recuadros incluso, lo que pienso en ese momento.

  • FALTA ALGO. Puede ser necesario que un personaje intervenga para que esto suceda, aunque debes mirar que tenga las convicciones apropiadas y que no comprometa otros puntos de la trama. [No os riais, pero mis cuadernos y libretas están cubiertos por notas de este tipo. Me ayudan mucho a focalizar lo que necesito y a no olvidarme de estos pequeños detalles]

¿Esto implica que debo conocer todo lo que pueda de la historia? Sí, no lo dudes ni un segundo. Aunque eso no quiere decir que debáis de mostrarlo todo. Por ejemplo, en Harry Potter, JK comentó en alguna ocasión que tenía recursos para su trama que no había utilizado. El de “Los Caballeros de Walpurgis” es un ejemplo magnífico, pues se trataba de un grupo de mortífagos que daban la impresión de ser lo peor de lo peor. Sin embargo, no es algo que viéramos en los libros.

Por tanto, ¿debo obcecarme para contar con todo bien atado, antes de ponerme a escribir? Depende, sólo en aquellos momentos donde lo creas necesario. Las ideas vienen y van y puede que una escrita al principio, se vea modificada por otra que surja más tarde porque os guste más o quede mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.